Blog de natación creado por el equipo de NatacionCS y sus atletas para los apasionados a la natación.

Categorías


Blog de natación

/ 0

Sin categoría

Tips para nadar en piscinas al aire libre en verano

17th Ago '17

El verano ya está avanzando y el calor se pega a nuestra piel haciéndonos sentir más cansados de lo normal ya que sudamos mucho más. Es probable que estés en plenas vacaciones disfrutando de la playa y de la piscina o que estés a punto de coger las maletas para marcharte unos días de relax. En cualquier caso si tu intención es veranear en sitios donde existan piscinas comunitarias al aire libre y quieres aprovechar al máximo para nadar, quédate a leer este post donde te damos los mejores consejos para que aproveches tu estancia en la piscina para ponerte en forma.

En un post anterior hablamos sobre como entrenar en el mar en verano, si en tu caso prefieres la piscina debes conocer las diferencias entre entrenar en una piscina acondicionada para la natación como son las piscinas cubiertas de los gimnasios o de los clubs de natación, a entrenar en una piscina al aire libre en verano que normalmente está acondicionada para el ocio y las vacaciones.

La temperatura del agua

Cuando nadas en una piscina interior la temperatura del agua puede estar entre los 25ºC  y los  27ºC, una temperatura ideal para poder moverte, sobre todo en los meses de invierno. En verano puede ser difícil encontrar piscinas en donde el agua esté a esta temperatura ya que la temperatura exterior condiciona mucho la temperatura del agua y si por las noches refresca, por la mañana temprano las piscinas suelen estar más bien frías. Esto es importante a la hora de nadar ya que una temperatura demasiado fría puede afectar a tu capacidad de respirar, convirtiendo tu entrenamiento en algo más complicado de lo normal. Sin embargo,  las temperaturas bajas también pueden ser beneficiosas para tu nado por varios motivos:

  • Las temperaturas bajas ayudan a tu cuerpo a quemar más calorías debido a que debes trabajar más duro debido al frío.
  • La circulación de la sangre mejora. Cuando te encuentras en una piscina con agua fría, la sangre que fluye hacia los órganos vitales se ve obligada a circular de forma más eficiente.
  • Las temperaturas bajas aumentan la capacidad de respiración de tu cuerpo ya que te ves obligado a respirar de forma más profunda. Esto abre tus pulmones y ayuda a transportar más oxígeno.

Materiales para nadar en piscinas al aire libre

Gafas de natación

Una de las diferencias entre nadar en piscina cubierta y nadar en piscina al aire libre puede ser por ejemplo la luz que afecta al uso de las gafas de natación. En una piscina al aire libre se recomienda que las gafas de natación sean polarizadas ya que la luz del sol puede dañar y ser bastante incómoda a la hora de nadar e incluso puede causar daños si la exposición es bastante prolongada.

Gafas Arena Nimesis Polarized

Complementos electrónicos

Es posible que la piscina comunitaria en la que vayas a nadar esté abarrotada de gente y niños jugando. Si este ambiente afecta a tu concentración una idea es hacerte con un reproductor de música acuático para aislarte del ruido.  Con la música que te motiva podrás realizar tus ejercicios de manera más divertida y eficiente.

Otro complemento electrónico que podrás utilizar es un cronómetro de natación acuático con el que medir tus tiempos y puedas marcarte un reto cada día.

Cronómetro de natación Finis Tempo Trainer Pro

Materiales de apoyo para mejorar las técnicas

Es cierto que no en todas las piscinas comunitarias está permitido el uso de estos materiales ya que pueden dificultar el baño de las demás personas que hay a tu alrededor, pero si en la piscina a la que acudes está permitido no dudes en utilizar estos materiales de apoyo para empezar a practicar las técnicas de nado si es que te estás iniciando en este deporte o continuar con lo que has aprendido durante el año en tus clases y entrenamientos.

Entre estos materiales de apoyo puedes utilizar: churros, pull buoys, tablas, corchos, aletas, etc…

Churros de gomaespuma

Marcarte unas pautas de entrenamiento

En verano las piscinas comunitarias suelen tener unos horarios de apertura y de cierre. Hay horas en las que la piscina está repleta de gente y que nadar se nos puede hacer muy complicado ya que hay que ir esquivando a las personas. Una vez que tengas controlado cuando es el mejor momento para nadar porque haya menos gente en la piscina, puedes marcarte unas pautas de entrenamiento para que tu ejercicio sea eficiente. Por ejemplo puedes programarte 3 días en semana un entrenamiento de natación completo, dedicando los primeros metros de tu nado con el estilo que prefieras (lo ideal es que practiques los cuatro tipos de estilos) al calentamiento, nadando de manera suave y acompasada. Después podrás nadar de manera más intensa controlando los tiempos y practicando las técnicas de natación que conozcas con o sin ayuda de materiales de apoyo.

 

Anímate y practica este verano en la piscina, cuando vuelvas de vacaciones a parte de haberte puesto en forma, si entrenas en tu piscina habitual volverás con más energía y dispuesto a mejorar día a día en esta temporada.