Blog de natación creado por el equipo de NatacionCS y sus atletas para los apasionados a la natación.

Categorías


Blog de natación

/ 0

Sin categoría

Cosas que no debes hacer en la piscina a menos que quieras ser odiado

17th Sep '17

Pues sí, al igual que en el día a día, en los entrenamientos en la piscina debe haber un mínimo de educación y convivencia. Si hay personas que en nuestra vida diaria nos sacan de quicio, cuando vamos a entrenar también podemos encontrarnos con estos individuos. La mayoría de la gente que va a las piscinas a entrenar no es así, el entrenamiento sirve de relajación, escapatoria a nuestro trabajo y estudios y también nos sirve de aprendizaje; es verdad que muchos de nosotros competimos y aparte de todo esto, vamos a entrenar para mejorar y llegar a lograr nuevas metas, pero hay gente que se toma esto demasiado al pie de la letra y no solo eso, sino que además no tienen ninguna educación ni deportividad con los demás compañeros que están utilizando la piscina y las calles. Si quieres saber si puedes ser una de esas personas que sacan de quicio a los demás o si conoces a alguien realmente molesto en los entrenamientos, quédate a leer este post.

No toques los pies de la persona que nada delante de ti

Es muy molesto estar nadando y de repente notar que la persona que va detrás te roza los pies con sus manos, puede que incluso te ralentice. Puedes saber la velocidad a la que nadan la mayoría de los nadadores que van por tu calle por lo que si tú eres más lento que ellos pídeles que se adelanten para que no te anden rozando los pies todo el rato.

Prohibido sentarse al borde de la piscina

Es una de las reglas más básicas que hay en la piscina. Esto puede entorpecer a los nadadores que llegan a tocar la pared e incluso puede que les causes algún daño en manos o pies. Despejar los bordes de la piscina es algo esencial para el buen funcionamiento de esta, podrás despistar a los compañeros que están nadando que creerán que vas a entrar en el agua y esto los distraerá y le hará apartarse de su trayectoria, simplemente si necesitas descansar quédate en un banco.

No nades a mariposa cuando en tu calle haya más personas

Es de lógica. Para nadar a mariposa necesitas abarcar más espacio en la piscina, por esto si nadas a mariposa cuando en tu calle hay más nadadores corres el riesgo de tener un accidente con otro nadador ya que puedes golpearlo con fuerza. Espérate a que en tu calle no haya nadie para practicar este estilo o en su defecto cuando el otro nadador ya se encuentre al otro lado de la piscina.

No sea desagradable con las personas que nadan de espaldas

Nadar a espalda no es nada fácil, no ves la trayectoria que vas siguiendo, vas haciendo eses todo el rato y puede que te golpees  la cabeza contra el borde al final. Cuando veas a alguien nadar de espalda lo mejor es que te apartes, nada de gritarle “¡cuidado!”, piensa que está concentrado en su ejercicio y que esta persona no puede ver pero tú sí, por eso es mejor ser educado y cederle el paso, cuando seas tú el que nade a espalda lo agradecerás.

El entrenamiento no es una competición

Estamos de acuerdo en que de vez en cuando te gusta hacer carreras con tus amigos y compañeros de entrenamiento pero ojo con hacerlas cuando más gente hay en la piscina. Puede que en una sola calle te encuentres con al menos 10 personas intentando nadar a la vez, ese no es el mejor momento para hacer la carrera. Espérate a que se despeje y entonces podrás nadar a toda velocidad.

 

Si eres una de esas personas que lo da todo en la piscina y no le importa nada más que su propio ejercicio te recomendamos que sigas estos consejos para que no seas odiado en la piscina. Son sencillos y muy útiles ya no solo en la piscina sino en la convivencia del día a día con las personas. Y si te encuentras gente así en tu piscina sólo una cosa: ¡paciencia!